Crecen los productos exclusivos para mujeres. Las coberturas más buscadas para una demanda que alcanzaría u$s 1.700 millones en más de una década.

En los próximos 15 años, las mujeres representarán para la industria aseguradora global un negocio de hasta u$s 1.700 millones, de acuerdo con un informe de la aseguradora AXA, IFC (del Banco Mundial) y una de las principales consultoras globales. El aumento de la participación femenina en el progreso socioeconómico de las economías, sumado a su predisposición a contratar pólizas de distintos tipos generan una oportunidad única para el crecimiento del sector.

En la Argentina, son varias las compañías que ya empezaron a trabajar en esta dirección. María Luz González, gerente comercial del Instituto Asegurador Mercantil, da detalles de Yo Vivo Segura, la cobertura específica de este tipo desarrollada por la firma. Se trata de una oferta que busca llenar un vacío, al reconocer el rol de las mujeres que constituyen la fuente de ingresos del grupo familiar y que se preocupan por los riesgos a los que éste queda expuesto en caso de una enfermedad que les impidiera seguir contando contando con los recursos necesarios para mantener el hogar.

“Existe una necesidad real por ampararse con estas coberturas frente a una incursión cada vez mayor de la mujer en un mercado laboral exigente y competitivo”, dice González. “La lista de mujeres con cargas familiares es extensa: madres divorciadas con hijos, profesionales o autónomas, jefas de hogar con hijos pequeños Toda mujer desde los 18 hasta los 65 años está en condiciones de contar con esta cobertura”, añade.

La propuesta del Instituto Asegurador Mercantil suma al tradicional seguro de vida coberturas de salud, que aportan respuesta inmediata en caso de enfermedad. Anticipos de capital indemnizatorios ante diagnóstico de dolencia grave, como ACV; cáncer de cualquier tipo, insuficiencia renal; cobertura de trasplantes y capitales adicionales ante tumores malignos específicos de la mujer; y respaldo para poder pagar servicio doméstico, son algunas de las características de esta póliza. Los costos de este producto arrancan en un nivel de $ 1,50 diarios para una mujer de 35 años, con un capital asegurado de $100.000.

En Sancor Seguros también apuntan al rubro. Gabriela Marchisio, gerente de Seguros de Personas de la firma, señala que con su cobertura Salud Mujer Segura busca complementar las limitaciones de los sistemas de salud actuales. “Esta cobertura cubre cáncer de cérvix o cuello uterino, cáncer de mama, cáncer de endometrio uterino y cáncer de ovarios. Es indemnizatoria, modulada, flexible de acuerdo a la posibilidad de contratación de cada cliente, y se ejecuta ante el diagnóstico de alguna de las patologías”, detalló.

Además, Sancor quiere promover las medidas de prevención, por lo que incluye en su cobertura un monto fijo de reintegro anual de los estudios de rutina que tienen ese fin, como papanicolau y mamografía.

Pero la salud no es el único aspecto que se ve afectado por el estilo de vida de la mujer hoy. “Entendimos que la mujer de hoy, multifacética, en movimiento, que sale de su casa a la mañana y muchas veces vuelve al anochecer, necesita despreocuparse del cuidado de sus cosas, para ocuparse de todo lo demás”, sostiene Pablo Ahumada, gerente de Banca Seguros de Banco Galicia, entidad que desarrolló la cobertura específica Seguro de Bolso Protegido.

Además del valor del bolso o cartera en sí mismo, Banco Galicia incluye bajo esta cobertura todo lo que la mujer tuviera allí excepto el celular: cosméticos, billetera, anteojos, el costo de reposición de documentos. Además ofrece un servicio de asistencia para el bloqueo inmediato de tarjetas de crédito, traslados en taxi, cambios de cerradura, entre otros imprevistos.

“Si bien hay hombres que también contratan este seguro para sus mochilas o bolsos de gimnasio, es en las mujeres en quienes pensamos a la hora de desarrollar este producto”, detalla Ahumada.

Asegurar mujeres, además se ser un negocio en expansión, se revela como satisfactorio para los consultados. Para Marchisio, “la sensibilidad de la mujer hace que tenga una percepción especial a la hora de pensar en el futuro y prever situaciones que necesitan estar cubiertas”. González, en tanto, sostiene que ellas “están más informadas, y a diferencia del hombre, son más participativas y previsoras. En términos generales se han adaptado más y mejor a la tecnología, por eso se cree que son las que van a marcar tendencias de ahora en más”.

Fuente: El Cronista, https://www.cronista.com/seguros/Seguros-para-ellas-un-negocio-que-promete-20170809-0008.html, 9 de agosto de 2017.